15/03/19

Yo no creo que esté bien
que donde estaba la pena ahora habite la rabia.

Debería estar orgullosa
de que al menos tantas idas y venidas,
tanto dolor y tanta saliva
hayan servido para algo.

Debería bastarme un gracias
Debería bastarme la comprensión tardía.

Pero no puedo parar esta marea negra
por las medallas, al mérito.
Se extiende a los pulmones,
anida en las sienes,
me hace ser lo que nunca he sido.

El retrogusto amargo
sabe peor
a sabiendas de que es un error.
Mi error como respuesta
a sus aciertos.

 

Deja un comentario